Dónde ver la Eucaristía en TV, oírla en la Radio y la Comunión Espiritual en este tiempo de emergencia sanitaria.

Para poder seguir la celebración de la Santa Misa  en radio y televisión

Televisión

  • TRECE retransmite las misas a las 11 y los domingos a las 12 del mediodía.
  • La 2, retransmite las misas los domingos a las 10:30.

Radio

  • COPE emite las misas dominicales a las 9 de la mañana.
  • Radio María emite las misas diarias a las 10 de la mañana.
  • Radio Nacional, del grupo RTVE, emite las misas los domingos a las 8.15 de la mañana.

La Comunión Espiritual

Cuando no podemos recibir la Comunión en la Misa, o cuando nos es imposible asistir a la celebración de la Misa la Iglesia nos anima a hacer un acto de “comunión espiritual”, donde nos unimos a Dios a través de la oración. Es una hermosa manera de expresar a Dios nuestro deseo de estar unidos a Él cuando no podemos completar esa unión en la recepción de la Sagrada Comunión.

Los santos a menudo hacían un acto de comunión espiritual cuando no podían recibir la Eucaristía en la Misa. Incorporaron este tipo de oración en su vida diaria, no contentos con recibir a Jesús en la Eucaristía una vez a la semana o incluso una vez al día. Hacer un acto de comunión espiritual para ellos era una parte esencial de la vida y los acercaba a Dios cada día. Sta. Teresa de Jesús recomendaba: “Cuando no podáis comulgar ni oír misa, podéis comulgar espiritualmente, que es de grandísimo provecho”. Por su parte, San Juan María Vianney, el Cura de Ars, decía: “Una Comunión espiritual actúa en el alma como un soplo de viento en una brasa que está a punto de extinguirse.  Cada vez que sientas que tu amor por Dios se está enfriando, rápidamente haz una Comunión espiritual”

Al participar espiritualmente de la Eucaristía, a la hora de la comunión se realiza la Comunión Espiritual al no poder recibir a Jesús sacramentalmente. Básicamente consiste en orar con fe y con amor, expresando el deseo de recibir a Nuestro Señor Jesucristo en el Sacramento de la Eucaristía y pidiendo recibirlo espiritualmente.

 

Para orar y celebrar la Fe en tiempos de dificultad

“En tiempos de tribulación el Señor sigue presente y nos acompaña con palabras de ánimo al mismo tiempo que nos envía a cuidar y alentar a quienes nos rodean. Constantemente nos saluda: “paz a vosotros”. (…) Como cristianos, queremos vivir estos momentos con toda nuestra responsabilidad ciudadana, con la solidaridad fraterna hacia las personas afectadas, y con la confianza en el Señor que en tiempos de prueba nunca nos deja de su mano, sino que sostiene nuestra esperanza y nos invita a la conversión.”

(Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, Orientaciones ante la situación actual. 13 de marzo de 2020)

   Oración del Papa Francisco

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino

como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos,

que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús,

manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos,

sabes de qué tenemos necesidad

y estamos seguros de que proveerás,

para que, como en Caná de Galilea,

pueda volver la alegría y la fiesta

después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,

a conformarnos a la voluntad del Padre

y a hacer lo que nos dirá Jesús,

quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos

y ha cargado nuestros dolores para conducirnos,

a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu amparo nos acogemos,

Santa Madre de Dios.

No desoigas nuestras súplicas,

que estamos en la prueba,

y líbranos de todo peligro,

oh, Virgen gloriosa y bendita”.

Vicente, nuestro Arzobispo, nos invita a orar

«Al mismo tiempo suplicamos al Señor de la Vida y a nuestra Madre del Pilar que protejan a todas las personas, familias e instituciones, que alejen de nuestro pueblo esta epidemia y que nos mantengan en la fe y en la virtud. Para ello, invitamos a rezar con confianza el salmo 90:

“Tú que habitas al amparo del Altísimo, que vives a la sombra del Omnipotente,

di al Señor: ‘Refugio mío, alcázar mío. Dios mío, confío en ti.’

Él te librará de la red del cazador, de la peste funesta.

Te cubrirá con sus plumas, bajo sus alas te refugiarás; su brazo es escudo y armadura.

No temerás el espanto nocturno, ni la flecha que vuela de día,

ni la peste que se desliza en las tinieblas, ni la epidemia que devasta a mediodía”.»

 

Fórmula de San Alfonso María de Ligorio

Creo, Jesús mío,

que estás realmente presente

en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma.

Pero como ahora no puedo recibirte sacramentado,

ven al menos espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Como si ya te hubiese recibido,

te abrazo y me uno del todo a Ti.

No permitas, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén.

 

No comments yet

Comments are closed

Contenido bajo licencia Creative Commons 3.0.
Información legal aquí. Política de Privacidad
Administración del sitio
Parroquia de Santa María (Montecanal, Zaragoza)
Avda. de la Ilustración 8, 50012
Teléfono 976 756243